esp
cat
Miércoles, septiembre 25th, 2019

Ramon Casas: apuntes y «ninots» (Parte I: La colaboración en la revista L’Avenç)

Categoria:

«Ninots». Este es el término con el que el pintor Ramon Casas se refería en diversas cartas a Miquel Utrillo escritas desde Estados Unidos en 1908, cuando hablaba de los dibujos y apuntes diarios que tomaba fruto de su observación de los instantes más sencillos de la realidad.[1] La captación de todo aquello que le rodeaba era una costumbre que le acompañaba desde bien joven cuando estudiaba en la escuela Carreras donde, para desesperación de los docentes y de sus progenitores, se pasaba el día dibujando. Este hábito lo mantuvo incluso cuando su padre, Ramon Casas Gatell, decidió inscribirlo en el taller de Joan Vicens Cots (1830-1886) intuyendo que allí podría hallar su futuro profesional. La relación con el nuevo maestro, uno de los pintores más reconocidos de Barcelona a finales del siglo XIX, fue siempre cordial y el joven progresaba a diario demostrando unas habilidades innatas para hacerlo. Su predisposición provocó que enseguida se sintiera estancado y por eso cuando le llegó la oportunidad de viajar a París, pese a su juventud no rehuyó el reto y se estableció una temporada en la capital francesa.

Montando los caballitos. Lápiz y tinta sobre papel, c. 1891.
Montando los caballitos. Lápiz y tinta sobre papel, c. 1891.

La colaboración en la revista L’Avenç

Antes de partir dejó un muestra de su talento cotidiano publicando su primer dibujo en el número 6 de L’Avens aparecido el 9 de octubre de 1881. Fundada por Josep Meifrèn y Jaume Massó i Torrents, la revista barcelonesa se erigió en portavoz del catalanismo progresista y tenía como misión hacerse eco de las nuevas tendencias artísticas y culturales del momento. Por eso no dudaron en incluir entre sus páginas Recorts d’altre temps, una vista del claustro del antiguo monasterio de Sant Benet de Bages lleno de vegetación y abandonado, que el joven inmortalizó por tratarse de un paraje vinculado a su familia materna donde solía veranear. El dibujo, que forma parte de las visiones románticas de los monumentos que impulsaba La Renaixença, resulta poco detallista tal y como demuestra la simplicidad de los trazos que se aprecian en los capiteles. Pese a tratarse de una obra de juventud ya anticipa elementos presentes a lo largo de su carrera, como la capacidad de captar y hacer reconocibles para el público los ambientes con unos pocos trazos de su lápiz.

Recorts d’altre temps (1881). Dibujo publicado en la revista L’Avenç, 9 de octubre de 1891.
Recorts d’altre temps (1881). Dibujo publicado en la revista L’Avenç, 9 de octubre de 1891.

Pese a su sencillez, gustó mucho a los redactores que no dudaron en nombrarle corresponsal de la revista en París. Por desgracia el encargo llegó a materializarse porque al joven no le gustaba mucho escribir, privándonos así de la visión de la ciudad y de sus habitantes que nos habría legado para la posteridad un Ramon Casas de tan solo dieciséis años. Pese a ello la propuesta de L’Avens abrió un nuevo camino que marcaría la temática de todos sus apuntes, un tipo de arte que siempre estaría marcado por la captación de la realidad que le rodeaba tal y él como la percibía.

Sebastià Sánchez

 


[1] Archivo de la Sala Parés (Museu Nacional d’Art de Catalunya). Carta de Ramon Casas a Miquel Utrillo, 17 de noviembre de 1908 i Carta de Ramon Casas a Miquel Utrillo, 20 de diciembre de 1908.